Los últimos paseos por Manhattan…

Una nueva mañana en Manhattan… Jueves… Un jueves triste la verdad ya que era nuestro último día completo ¡!. No me lo podía creer. Mientras me despertaba pensaba… hace 14 días que salimos de Madrid para empezar la aventura y ya ha terminado?. Estaba muy triste para qué os voy a engañar, pero eso no significaba que no fuésemos a disfrutar a tope hasta los últimos segundos ¡!!.

Desayunamos tranquilamente (más tranquilos y pausados que otros días) y nos fuimos tranquilamente al metro. Rumbo Upper West Side: nos íbamos de visita al Museo de Historia Natural. Que ganas ¡!!!. y mucho más cuando viajas con todo un señor experto en animales, bichos y minerales de todo tipo.

1

El Museo es enorme, y para variar nuestros planes se fueron al garete jeje, pensábamos estar solo una hora… pero en fin… cosas que pasan jejeje. Como íbamos con la citypass (recordar que tanto este museo como el MET son de entrada sugerida no obligatoria) nos entraba también la visita al planetario (una gozada también el nacimiento y muerte de las estrellas)

2

Lo que más me gustó de todo es cómo tienen todo perfectamente montado para que los niños puedan disfrutar a tope del museo… Yo pensaba que era una gozada poder ir a dar una clase de ciencias naturales (no sé cómo se llama ahora…) en un sitio tan impresionante como ese…

3

Cada sala era más impresionante que la anterior… mamíferos, la sala de la gran ballena, los dinosaurios, civilizaciones… una auténtica gozada de verdad.

4

6

Mucha gente me decía que no merece la pena, que el de Londres o Washington es más bonito… a mí ahora que he visto los 3 puedo deciros que son diferentes, y cada uno tiene su encanto.
Luego claro está depende de la opinión personal de cada uno (tan respetable como la que más).
Pero nosotros entramos cuando abrió y cuando nos dimos cuenta era la una y media del mediodía…

Cuando salimos, bajamos paseando junto a la parte oeste de Central Park, para ver el Dakota con más detenimiento…

La verdad es que tiene cierto halo de misterio, y si ya le sumas toooodas las leyendas que existen sobre fantasmas, asesinatos, suicidios…

8

Paseando por esta zona, te das cuenta que aunque no tiene el mismo encanto que otras zonas de la ciudad, es muy tranquila, se nota las grandes mansiones, y conserva ese toque rancio de las antiguas fortunas (el upper west side, hace muchos años era dónde vivía la gente bien digamos; las grandes fortunas de la ciudad).

Seguimos bajando hasta llegar al Lincolm Center para ver un poco la plaza (un sitio muy bonito por cierto).

9

10

Era ya hora de comer y la verdad que había hambre jeje así que fuimos a un sitio que tenía apuntado y que no quería dejar de probar… Burguer Joint at le Parker Meridien; en la 119 West 56th Street. Cuando llegamos alucinamos porque es un edificio de lujo, y yo pensando madre mía… pero dónde estamos??? Pues resulta que está escondida la hamburguesería, tras una cortina roja (tipo club de alterne la verdad…) según entras a tu izquierda.
El sitio cuanto menos es… curioso; es muy muy pequeño y se suelen formar colas (tuvimos suerte porque no tuvimos que esperar, al poco rato sí que llegó más gente). Tu pides en la barra (solo hay hamburguesas y patatas) y al rato chillan tu nombre para que lo recojas… La verdad es que estaban realmente buenas, a un precio muy bueno y en un sitio ya os digo, cuanto menos curioso.

11

Después de comer decidimos acercarnos a la Disney Store de Times (paseando por la quinta por supuesto) a comprar unos regalos que nos quedaban y al apartamento a dejar las bolsas y a decidir el plan de la tarde…

13

Cuando salimos (sin decidir muy bien aún hacia dónde tirar) al final cojimos el metro dirección a Penn Station para ver uno poco la zona de Union Square.

A mí me gustó mucho también, es que es cruzar la calle en Manhattan o irte de una avenida a otra y es como estar en otra ciudad ¡!!

16

Entramos en Macy’s por quitarnos un poco la espinita de verlo, y al final acabé comprándome una boina (bo se puede decir que no compramos en NY no…) y al salir de Macy’s nos fuimos ya hacia Union Square.
El parque junto a Union Square (me recordó un poco a Bryant Park, salvando las distancias) es muy tranquilo también así que dimos una vuelta por allí viendo gente leyendo tranquilamente en el césped, tomando un café tranquilamente o relajándose después de la jornada laboral.

14

17

Nos paramos un rato a ver una especie como de show de unas coreografías de un grupo que iba cogiendo a gente del público… mira que pasan cosas en Manhattan ¡!!

19

Como estábamos al lado, no me quería perder las recomendaciones de un montón de gente y pasamos a Max Brenner, la famosa chocolatería… MADRE MIA ¡!! ESO ES EL PARAÍSO ¡!!!! Tooooooooooooooodo el tipo de chocolate, dulces, o pasteles que os podáis imaginar ¡!! Incluso había tuberías por las que pasa el chocolate ¡!!! Bueno es que se me hacía la boca agua ¡!!!. Incluso pizza de chocolate, si sí ¡!!! Pizza ¡!!! No la pedimos porque me pareció mucho pero nos pedimos un pastel relleno y recubierto que eso era gloria bendita ¡!!

20

Cuando descansamos un poco, dijimos y porqué no volvemos al Greenwich??? Pues sí, nos gustó tantísimo esta zona que allí que nos fuimos a dar un último paseo.

Nos acercamos a la zona de Washington Square, que estaba súper animada a esas horas, con gente paseando, jugando a la pelota, charlando tranquilamente y yo aproveché para hacerme unas fotos y pasar un rato divertido posando para la cámara…

21

24

Teníamos pensado volver al 230 5th para ver las vistas de noche, pero al final nos quedamos paseando por el Village y nos fuimos al famoso Café Wha por recomendación de una conocida.
Cuando llegamos había ya bastante gente haciendo cola, y pensé pues chico, sí que es conocido sí… total que nos ponemos a la cola porque ya abrían…

Pues bien nos sentamos… y resulta que el jueves hay música en directo, anda que bien ¡!! Ya, pues 5 dólares por cabeza por la música, pero pensé oye, estos chavales también tienen que comer… que la vida del músico de a pié (que me lo digan a mí…) es muy dura.

28

Y de esto que cuando viene la camarera le pido dos cervezas y me dice que ok pero que la consumición mínima son dos cosas por persona… Perdona ¿????????????? Bueno es no me gustó mucho pero en fin… el ambiente la verdad es que era genial, casi todo gente del barrio, y los músicos muy muy buenos; así que “morimos al palo” y al final tomamos unos nachos (muy normalitos la verdad) y 3 cervezas…; pues bien, nos trae la cuenta… 58 dólares de nada… casí me muero ¡!!! Y la propina incluida y obligatoria GRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR. Eso no me gustó ni un pelo… eso sí, el bar me encantó, el ambiente, la música, un 10. Y de hecho cuando vuelva a la ciudad seguramente volveré al WHA jeje.

29

Ya era tarde cuando salimos así que nos fuimos ya hacia Times a hacer nuestras últimas fotos nocturnas y casi con las lágrimas fuera nos fuimos muy despacito al apartamento… Terminaba así nuestro último día en Manhattan…

30

Cuando sonó la alarma del teléfono, no me lo podía creer… había llegado el día. ¿ya?, ¿tan pronto?… Pues sí, todo empieza y todo acaba…

Nos levantamos y comenzamos a colocar todas las cosas, hacer las maletas y dejar el apartamento en condiciones y dejarlo todo listo para volver solamente a dejar a coger las maletas para irnos al aeropuerto.

Pero bueno aún teníamos toda la mañana para pasear tranquilamente por la ciudad…

Volvimos a Times Square a disfrutar tranquilamente por últimamente (al menos durante este viaje) del ir y venir, de la gente, del bullicio… NO ME QUERÍA IR ¡!!!

3

Nos fuimos hacia la zona de Bryant Park, donde compramos un par de cafés en Starbucks y nos fuimos al parque a tomarlos tranquilamente como dos neoyorkinos más…

5

Pues para qué os voy a engañar… tristes; estábamos muy tristes. Y a pesar de que estábamos agotados, yo creo que aún hubiéramos aguantado más días de trote.

De verdad que no me podía creer que ya hubiese terminado todo… tan pronto y a la vez parecía lejísimo el día de la llegada la semana anterior y muy muy lejano esa maravillosa ruta en coche por el este….

El tiempo pasaba rapidísimo así que echamos un último vistazo al Chrysler y nos fuimos a pasear tranquilamente y sin ningún tipo de prisa por la quinta avenida, entrando en algunas de sus tiendas a mirar ropa o alguna que otra cosa.

Y la temida hora se acercaba… y cómo no queríamos tener percances, nos fuimos hacia el apartamento tranquilamente.

Paseamos por Hells Kitchen por última vez y recogimos nuestras maletas, dejamos las llaves encima de la mesa y al salir se me puso un nudo en la garganta…
Fuimos hacia la estación de metro de Port Authority para ir hasta Penn Station… cogíamos el metro por última vez…

Ya en Penn Station esperamos para coger el tren que unos 20 minutos nos llevaría al aeropuerto de Newark…

Llegamos con tiempo más que de sobra al aeropuerto y ya comimos algo por allí y estuvimos esperando tranquilamente la salida del vuelo…

Y sin más… vuelo sin complicaciones y llegada a Madrid con algo de retraso… Allí de nuevo y como el año nos esperaban nuestros amigos para disfrutar de un buen fin de semana…

Había terminado nuestro segundo periplo americano… no sabíamos que lo que nos esperaba para este verano que en nada esta aquí, era algo INCREÍBLE; pero para eso… aun tendréis que esperar un poco mas…

8 pensamientos en “Los últimos paseos por Manhattan…

Déjanos un comentario!