Múnich III: de la Residenz a la Torre de San Pedro

Múnich III: de la Residenz a la Torre de San Pedro

Hoy os contamos dos de las visitas que realizamos durante nuestros paseos por la ciudad bávara: La Residenz y la Torre de San Miguel.

Visitar la Residenz significa visitar el palacio urbano más grande de Alemania. Nosotros optamos por pagar los 7€ por persona que dan acceso solamente a la Residencia, pero hay otras entradas combinadas que te dan acceso también al Teatro Cuvilliés y al tesoro.

Construida en 1385, la Residenz fue utilizada como residencia de los reyes bávaros desde su construcción hasta 1918. Ha pasado por muchas transformaciones pero aun hoy se conservan estancias y objetos de los 4 siglos diferentes.

Leer más

El Castillo del Rey Loco

El Castillo del Rey Loco

Visitar el Castillo de Neuschwanstein fue una de las razones principales de nuestra pasada escapada a Múnich.

Todo el mundo tiene en la cabeza ese castillo de cuento que se eleva majestuoso en Hohenschwangau, muy cerca de Fussen.

Llegar desde Múnich es muy sencillo y si se viaja en grupo sale más económico. A nosotros en Octubre 2014 la Bayern Pass nos costó 29€ para ir a Fussen.

Tras casi dos horas de trayecto llegamos a Fussen y allí se coge un autobús(el 73 o el 78) en la misma estación que nos llevó en 15 minutos a Hohenschwangau (localidad donde se ubican los castillos principales, no tiene pérdida ya que veréis que todo el mundo se baja allí).

Nosotros decidimos centrarnos solamente en el Castillo de Neuschwanstein ya que no íbamos muy sobrados de tiempo. Pero antes de llegar al famoso castillo pudimos admirar desde abajo la belleza del otro castillo que se encuentra allí, el castillo de Hohenschwangau Schloss.

 

98
Para comprar las entradas con antelación (cosa más que recomendable si te quieres evitar colas) lo podéis hacer desde aquí:

http://www.hohenschwangau.de/543.html

Para llegar al Castillo de Neuschwanstein se puede hacer a pie paseando por una pequeña cuesta por la carretera que te permitirá ir descubriendo las vistas poco a poco, o coger un coche de caballos que te subirá hasta el recinto. Nos pareció ver un autobús que te llevaba al Marienbrück pero nosotros optamos por hacer el camino a pie ya que teníamos tiempo para disfrutar del camino.

El Castillo de Neuschwanstein; conocido comúnmente como el castillo del rey loco, fue construido bajo el mandato de Luis II de Baviera, un rey caprichoso y fantasioso que al parecer se ganó a pulso su apodo de rey loco gracias a sus demandas y delirios.

101
La idea de Luis II era que quería un castillo diseñado como un mundo para poder soñar, para poder refugiarse y evadirse de sus fantasmas.

 

96

 

No fue construido como fortaleza defensiva o con otros fines, fue solamente (como otros de sus edificios) fruto de sus caprichos.

 

116
Cuenta con más de 200 habitaciones y todo el castillo está decorado con pinturas inspiradas en la obra de Wagner, ya que el rey loco admiraba a este músico de manera casi obsesiva.

La construcción de sus castillos hizo que el rey se endeudara de una manera excesiva, tanto fue así, que debido a sus deudas y embargos, en 1886 poco antes de su muerte, se procedió a su incapacitación.

 

114
En 1886 y tras la muerte del rey en extrañas circunstancias en el lago Starnberg fue abierto al público (cosa que no fue intención del rey en ningún momento) y desde entonces se ha convertido en uno de los castillos más visitados de Alemania (y posiblemente del mundo) y se cuenta que sirvió de inspiración a Walt Disney para crear su famoso castillo de la Bella Durmiente.

 

117
El castillo no defrauda de ninguna de las maneras; pero sobre todo, las vistas desde el Marienbrücke te dejan con la boca abierta.

 

105

 

Acceder allí es muy sencillo, tan solo un pequeño paseo de unos 10 o 15 minutos y allí tienes el puente colgante para admirar el castillo en todo su esplendor.

 

111
Pero además de camino puedes hacer fotos de las vistas tan maravillosas que se obtienen desde allí.

 

113

106
La visita al castillo se hace en tramos horarios, y una vez dentro no se permiten fotografías, tan solo desde uno de los balcones de los que se tienen unas vistas fabulosas de la zona.

 

118

 

A pesar de lo rococó de su decoración, el castillo está en un estado perfecto de conservación (si bien es cierto que a pesar de su aspecto medieval no tiene más de 130 años). Así que no hay que conformarse con visitarlo solo por fuera, ya que la visita interior es muy interesante.

 

115

 

Una vez terminada la visita decidimos bajar a comer y visitar Fussen. Merece la pena dar un paseo por sus tranquilas calles; es un pueblo muy bonito y podéis recorrer algunas de sus calles en poco tiempo.

 

120

 

Nosotros como tuvimos la gran suerte de tener un día estupendo, aprovechamos para dar un pequeño paseo mientras tomábamos un helado tranquilamente para hacer tiempo y volver a Múnich.

 

119

123

Sin duda, esas vistas desde el Marienbrücke son de esas cosas que se te quedan grabadas en la retina.

105

 

 

Múnich II: del ViktualienMarkt al Englishcher Garden

Múnich II: del ViktualienMarkt al Englishcher Garden

Aprovechando que llegamos a tiempo de Dachau, nos fuimos directos a uno de nuestros “must” durante nuestra estancia en Múnich: el ViktualienMarkt.

Ubicado en pleno centro de la ciudad; justo al lado de MarienPlatz, se trata del mercado más antiguo de Múnich y antiguamente estaba en lo que ahora es la MarienPlatz pero por un decreto en 1807 se decidió su ubicación actual.

57

ViktualienMarkt significa “mercado de viandas o mercado de avituallamientos”.

58

60

El ambiente que vais a encontrar allí es tremendo, desde bien temprano podréis comprobar cómo se reúne la gente a comer y a beber, a realizar sus compras cotidianas; pero sobre todo a beber cerveza… Y es que si una cosa se hace bien en Múnich es beber cerveza.

A través de más de 140 puestos podréis pasear entre frutas y verduras, quesos, carnes, artesanía, flores, productos de higiene personal o golosinas entre muchas otras cosas.

62

63

Además de eso tenéis varios puestos de comida preparada y alguna cervecería en la que sentarte a disfrutar del ambiente y del ir y venir del personal.

66

64

Su horario es de lunes a viernes de 10 de la mañana a 6 de la tarde y los sábados de 10 de la mañana a 3 de la tarde.

Si no queréis meteros en un restaurante o cervecería a comer, podéis aprovechar y comer por aquí algunos de sus exquisitos bocadillos (nosotros probamos uno con una salchicha con una especie de torrezno que estaba exquisito) mientras os tomáis una buena jarra de cerveza alemana.

Además de eso a lo mejor podéis coincidir con alguna de las festividades que se celebran en él, que son varias: día del arenque, día de los cerveceros, martes de carnaval, fiesta del verano…

Otro de los puntos de interés en una visita a Múnich es el Englishcher Garten, el pulmón verde de la ciudad.

86

El “Jardín Inglés” con sus más de 400 hectáreas es uno de los parques urbanos más grandes del mundo. Tiene más de 78 caminos y digamos que está dividido en dos partes siendo la parte norte la que más visita el turista.

91

80

Después de pasear por varios caminos y descansar tranquilamente en alguna de sus zonas tranquilas, llegamos al templo de estilo griego donde estuvimos sentados un buen rato (con un montón de gente más) disfrutando de la tarde y descansando un poco las piernas que ya nos pedían un parón.

88

84

Como en Central Park, veréis a multitud de gente haciendo deporte, comiendo, jugando con sus perros, leyendo, dibujando… o simplemente como nosotros dejando pasar la tarde.

Nos dirigimos a otro punto de interés dentro del parque, la gran pagoda china que alberga una cervecería en la que os podréis relajar tomando unas jarras de cerveza, comiendo (o cenando) con el resto de ciudadanos (de verdad que es increíble lo divertida que es esta ciudad).

87

89

El sol iba cayendo ya así que nos dispusimos a salir del parque no sin antes pasar por el conocido Eisbach donde pudimos ver a los surfistas cogiendo las olas en plena ciudad.

92

Me lo habían contado y había visto imágenes pero de verdad que resulta muy curioso ver cómo en pleno centro de la ciudad y en una ciudad sin playa los surfistas se enfundan sus neoprenos, cogen sus tablas y al lío ¡!

93
95

Múnich es una ciudad sorprendente, y aunque no lo parezca tiene muchas más cosas que las cervecerías (aunque estas últimas son parada ineludible ¡!!).

 

 

El horror de Dachau

El horror de Dachau

Retomamos los post relacionados con nuestra visita a Múnich durante Octubre de 2014 y lo hacemos con un relato complicado.

Después de estar visitando un poco la ciudad el día anterior, decidimos que ese día por la mañana iríamos a visitar el campo de concentración de Dachau y decidimos visitarlo por nuestra cuenta (tenéis varias agencias que se dedican a hacer visitar guiadas como por ejemplo los chicos con los que habíamos hecho el tour gratuito del día anterior por el centro de Múnich).
A mí personalmente me costó mucho decidir si hacer la visita o no. Alberto era el que más empeño puso en que quería ir y decía que es algo que hay que ver porque es parte de una historia que no tiene que volver a repetirse.
Ir por libre es sencillísimo: desde la estación central se coge el tren S2 (a nosotros dos billetes ida y vuelta nos costaron al ser sábado 14,20€ para los dos y eso nos incluía luego el bus urbano) con dirección PETERSHAUSEN y parar en Dachau y una vez allí al salir de la estación coger el autobús 726 hasta el campo. Es muy sencillo.
La entrada al Campo es gratuita, lo que se paga (si se quiere) es la audioguía que cuesta 3’50€ y el que quiera puede dejar un donativo.

 

1

 

Lo que antes era el campo de concentración de Dachau; desde 1965 es un museo conmemorativo instalado a iniciativa de los supervivientes a aquella barbarie.
Dachau fue el primer campo de concentración. Se abrió el 22 de marzo de 1933 (muy pocas semanas después del ascenso de Hitler como canciller) como campo de concentración para presos políticos.

Pero la realidad fue muy diferente. Dachau sirvió como modelo para todos los demás campos posteriores y si bien no se abrió como campo de exterminio (como Auschwitz) sirvió también como escuela de violencia para las SS que estaban al mando del campo.

Los prisioneros fueron gente de toda clase y condición: políticos, miembros reputados del clero (la mayor parte sacerdotes polacos), médicos, artistas, escritores…
Estuvimos toda la visita con el corazón en un puño y muy contenidos; os aseguro que entre nosotros apenas hablamos durante toda la visita.

 

2

Una vez pasas la verja de entrada te das cuenta del horror y te invade una sensación de inquietud sabiendo que aquello no es lejano en el tiempo, no estás visitando una sala de tortura del medievo y por tu cabeza pasan multitud de pensamientos.
4

Entramos a visitar la zona de exposición y museo en la que se pueden las espeluznates fotografías y leer toda la información acerca de las detenciones y las condiciones en las que allí se malvivía así como leer los experimentos y barbaries que se realizaban en el campo.

 

9

8

No hice fotografías apenas dentro de la exposición porque os aseguro que no me salía, no me lo pedía el cuerpo.

7

Tras visitar la zona museo salimos al exterior donde se puede ver lo grande que era el campo y donde puedes ver la recreación de uno de los barracones y darte cuenta de cómo se acinaban ya que los barracones fueron ideados para 200 personas y al final de la guerra en ellos se amontonaban más de 2000 personas en cada barracón.

3

 

Incluso el día estaba gris y con una neblina que hacía la atmósfera aún más triste.

En el campo había capillas, enfermería con depósito de cadáveres (que creció de dos a trece barracones) y barracones en los que se realizaban experimentos con los reclusos.

 

11

12

Fuera de lo que era el campo en sí se encontraba un campo de tiro en el que fueron ejecutados más de 4000 prisioneros rusos.

24

Imaginaos un invierno allí… Estábamos con los pelos de punta y aun nos quedaba la peor parte.

Seguimos avanzando y a lo lejos se veía una zona que era ni más ni menos que un prostíbulo que se instaló en 1944 y en el que se obligaba a las reclusas a prostituirse.

Seguimos avanzando y llegamos al crematorio y al entrar aquí la cosa ya fue peor; un edificio pequeño, con varios crematorios y una cámara de gas.

13

14

Al entrar en el crematorio y ver aquello la sensación como de ahogo fue a más…

16

19

Pero lo peor vino al entrar en la cámara de gas. Aquí ya no pudimos reprimirlo más y se nos cayeron las lágrimas.

17

Salimos de allí con muy mal cuerpo. Yo personalmente salí destrozado os lo aseguro. Sabía que iba a ser una visita dura pero no me imaginaba que tanto; estaba incluso mareado.

Así que decidimos poner fin a la visita.

23

Dachau se mantuvo abierto 12 años y en él murieron más de 41.500 personas.

El 29 de abril de 1945, las tropas americanas liberaron a los pocos supervivientes que quedaban y el campo quedó clausurado.
Fue una visita dura; muy dura (no quiero imaginar lo que tiene que ser visitar Auswitz), no os vamos a mentir, sobre todo por volver a darte cuenta de las barbaridades que el ser humano es capaz de realizar y de reafirmarnos en la idea de que los nacionalismos, los fanatismos y las mentes obtusas y cerradas son capaces de llevar al hombre al punto de cometer tales actos inhumanos.

10

A mediodía volvimos a coger el bus hacia la estación de Dachau y cogimos el tren S2 esta vez dirección ERDING y nos bajamos en Marienplatz todavía con el corazón encogido.

Múnich: la ciudad de la cerveza

Múnich: la ciudad de la cerveza

Comenzamos con los post pertenecientes a nuestro pequeño viaje por Múnich y alguna zona de Baviera, y lo hacemos por el principio del viaje, donde os vamos a contar nuestra llegada a Múnich y lo que hicimos como toma de contacto.

La razón principal de haber elegido volar a Múnich no fue la cerveza, fue el precio del vuelo ya que fue el más barato que encontramos para viajar el puente del Pilar de 2014.

El vuelo salía de Barcelona a las 7.10 de la mañana, por lo que cogimos un autobús en Zaragoza a las 23.45 que nos dejó en Sans a las 03.30… ¿Problema? Que la estación a esas horas está cerrada, así que cogimos un taxi al aeropuerto por el “módico” precio de 30 eurazos.

Salimos puntuales y sin incidencias, por lo que llegamos en hora a Múnich, donde compramos el ticket que nos llevaría en cercanías a la estación central de Múnich por 21€. Este billete permite viajar en grupo así que si os costará lo mismo para dos que para cuatro por ejemplo.

Nos decidimos por un hotel que estaba cerca de la estación y a 15 minutos exactos a Marienplatz: el Rilano 24/7 München City, un hotel nuevo de estilo moderno que reservamos a un precio inmejorable con Central de Reservas  (de nuevo, vuelvo a recomendar esta agencia porque tienen precios más que competitivos, y porque son de la tierra y lo que es más importante, pagan sus impuestos en España).

Teníamos la habitación lista así que subimos a dejar las maletas, y de ahí nos fuimos corriendo porque habíamos reservado el tour por el centro de Múnich con los chicos de Sandemans que comenzaba a las 11 justo en Marienplatz.

Llegamos justo cuando estaba comenzando.

Me quedé asombrado con la Marienplatz, me pareció una maravilla, así que me evadí un poco a hacer algunas fotos.

1Fundada en el año 1158 la Marienplatz (Plaza de María) es el centro de Múnich desde la que salen las principales calles que llegan a las principales zonas de la ciudad.

Originalmente se llamaba la plaza Schrannen pero una epidemia de cólera estaba asolando por completo la ciudad así que renombraron la plaza como Marienplatz pidiendo a la virgen que protegiese la ciudad.

Mientras la guía seguía con sus explicaciones; puntual, comenzó el “show” del carrillón, donde las figuras realizan la Danza de Cooper conmerando así un acto que tuvo lugar en 1517 para celebrar el fin de una epidemia de peste.

Impresiona muchísimo el edificio del Antiguo ayuntamiento (con más de 500 años de antigüedad y con ese exterior de aspecto medieval).

En el centro de la plaza se encuentra Columna de Santa María (Mariensäule) que fue puesta aquí para conmemorar el fin de la invasión sueca.

13Al otro lado de la plaza se encuentra el Nuevo Ayuntamiento, un recargado edificio de estilo neogótico que alberga un museo del juguete en su interior.

11

De ahí continuamos con el tour que nos llevó a la Catedral de Múnich, un edificio grande pero nada presuntuoso. De hecho no tiene nada que ver con lo que nosotros estamos acostumbrados para una catedral.

2Su interior quedó prácticamente destruido durante la II Guerra Mundial y lo más curioso del interior es la conocida como “huella del diablo” una supuesta huella de Satanás que quedó impresa mientras huía al ser engañado por uno de los constructores del templo.

3

Seguimos caminando y el siguiente punto de interés fue OdeonsPlatz, una imponente plaza en la que destaca por encima de todo el Feldherrnhalle, una construcción de 1841 en honor al ejército bávaro y que sin duda alguna recuerda a Logia de los Lanzi de Florencia.

4

En este punto la guía dejó un pequeño descanso para tomar un café o ir a visitar la iglesia de los teatinos; nosotros optamos por esto último ya que su exterior estaba totalmente tapado por andamios, así que decidimos entrar a verla ya que al parecer constituye uno de los símbolos de la ciudad.

5

Nos fuimos a la Viscardigasse donde hicimos una interesante parada ya que el callejón lo merece y que os hablaré más detalladamente en otro post dedicado a ello.

7

Continuamos caminando pasando por la Plaza de la Ópera hasta llegar al final del tour en el exterior de la histórica cervecería Hofbräuhaus.

9

10
La guía dio por finalizado el tour que nos pareció francamente interesante y una manera estupenda de tomar contacto con la ciudad. Recordad que estos tours son “gratuítos” y que los guías cobran lo que vosotros creáis que es conveniente. Os dejo el link:

http://www.newmunichtours.com/es/tours-diarios/tour-gratis.html

Se acercaba la hora de comer así que nos fuimos a comer a una Augustiner que nos habían recomendado (hay muchas por toda la ciudad) y que nos quedaba más cerca del hotel; volvimos paseando tranquilamente pasando de nuevo por la imponente Marienplatz.

121416

Aquí comenzó el espectáculo gastronómico del que pudimos disfrutar durante nuestra estancia por la zona.

La cervecería al parecer era la antigua fábrica Augustiner y disfrutamos por supuesto de su exquisita cerveza, codillo, currywurst y applestrudel y la verdad que no fue nada caro ya que pagamos porque todo ello 24 euros.

171921

Estábamos agotados así que como estábamos cerca del hotel, decidimos ir a dormir una siesta para reposar el gran festín y descansar que apenas habíamos dormido desde el día anterior.

Tras una buena siesta reparadora, volvimos paseando tranquilamente a Marienplatz y fuimos directos a Hofbräuhaus; donde ahora sí entramos de lleno y nos inmiscuimos en el gentío disfrutando del ambientazo tremendo que había allí…

23

Sin duda es una de las cervecerías más conocidas (si no la que más…) de la ciudad y sus orígenes se remontan al año 1589 cuando se trataba de la fábrica de cerveza de la familia Wittelsbach.

26

Su fama se debe a que conocidos personajes la han concurrido, como por ejemplo Lenin, pero sobre todo porque en ella se proclamaron los 25 puntos que luego fueron la base del programa nazi.

27

Nos sentamos con una familia y disfrutamos de dos buenos litros de cerveza (8 euros cada uno), pero sobre todo como os digo disfrutamos del ambientazo increíble ya que estaba a rebosar, de turistas pero sobre todo de gente local vestidos de bávaros, bebiendo y cantando.

24Frente a la cervecería se encuentra el Hard Rock así que como podéis imaginar no pudimos dejar pasar la oportunidad de nuestra manía de entrar allí.

Dimos un paseo nocturno disfrutando de nuevo de la Marienplatz y volvimos paseando al hotel (que por cierto, a pesar de estar en una calle con varios sex shops, y sitios de alterne por así decirlo, no vimos nada del otro mundo como llegué a leer antes de ir).

28

Terminamos nuestro primer día en la ciudad muy satisfechos pero sobre todo sorprendidísimos con el ambiente y las posibilidades que tiene la ciudad.